Testimonios Pacientes Técnica Orión - Armonia y Vida, tu centro de Reiki en Sevilla

Vaya al Contenido

Menu Principal:

PEDIR CITA

Testimonios Técnica Orión®


Pacientes

 

 

G.C., 54 años - Tratamiento combinado con Par Biomagnético.
Dolor en lumbares y estómago desde hace varios años. El dolor en lumbares es continuo.
Al terminar la primera terapia me incorporo de la camilla sin dolor de lumbares. Acudo a la segunda terapia ya sin dolor de lumbares y sin dolor de estómago. Al terminar la sesión me siento relajada y tranquila.

 

 

P.Y.N.S., 28 años
Tengo Alergia y Asma, estaba tomando tratamiento para las dos cosas. Tengo miedos y a menudo me siento triste y con ansiedad. Tengo frecuentes dolores de cabeza.
Después del primer tratamiento no he tenido que tomar la medicación ni para la alergia, ni para el asma. Los dolores de cabeza han disminuido. No he sentido ansiedad ni miedos y he estado tranquila, serena y contenta. Veo las cosas con perspectiva diferente. Me levanto por la mañana con entusiasmo y dispuesta a conquistar el mundo y a alcanzar mis sueños. También resolviendo conflictos con mis padres.

L.O.M., 56 años
Ansiedad, momentos de decaímiento y dolor en la rodilla derecha por una caida. Seguía con dolor después de 15 sesiones de rehabilitación.
Después de la segunda terapia me siento mucho más tranquila, prácticamente sin ansiedad y sin momentos de decaímiento. Del dolor de la rodilla me queda sólo molestia, siento como si la tuviera adormecida. Puedo subir y bajar escaleras sin dolor.

 

 

P.M.V.M., 27 años
Lengua inflamada y grietas en papilas gustativas. Dolor en la pierna derecha que le impide caminar con normalidad.
Al terminar la primera terapia le había desaparecido el dolor de la pierna y se encontraba totalmente relajada.
Unos días después la lengua había vuelto a su estado natural.

L.M.G., 45 años
Ansiedad y ataques de pánico. Después del primer tratamiento sentí mucha paz interior, algo que nunca había experimentado, me sentía querida y arropada. Hacía mucho tiempo que no iba de compras al centro y decidí ir el sábado. Cuando iba de camino me empece a poner nerviosa. Pero lo fui superando poco a poco. Creo que me siento con un poco de más fuerza para enfrentarme a mis miedos.
Después de la segunda terapia, físicamente en general he estado bien, cansada pero es normal porque he trabajado incluso de fin de semana. Hoy he estado bien todo el día, me sentía fuerte, excepto un rato que lo he pasado mal por el tema de los miedos,  por tener que ir a un lugar y me he puesto nerviosa y me ha dado un ataque de pánico controlado, cuando he salido tenía las piernas flojas típicas de después del miedo. Luego en casa he seguido un poco nerviosa pero ya me he puesto a hacer cosas para distraer la mente.
Como tú comentaste, en mi caso se necesiten más sesiones para trabajar la parte emocional y psíquica.

 

 

E.M.E.A., 41 años
Tengo dolores en lumbares, cervicales, cadera y rodilla derecha. Ansiedad y mucho estrés. Experiencia después de la primera terapia:
La terapia ha sido reconfortante al máximo y una sensación muy diferente a lo que en otras terapias puede sentirse. Inexplicable!
Me ha llamado mucho la atención el enfado y la rabia que tenía al día siguiente del tratamiento.
Durante el fin de semana me he sentido más relajada y abierta con respecto a "dejarme querer" un poco y también he "modificado" de manera más armoniosa y cariñosa mi acercamiento al género "masculino". También he sido capaz de mantenerme firme en mi modo de actuar y si he sido "juzgada" por mi manera de ser o pensar  me ha dado un poco igual y he expuesto  lo que pensaba pero sin alterarme (esto antes no era tan sereno...je,je,je).
He estado en general un poco más calmada y sí me he dado cuenta de que estoy más desestresada y abierta.
Los dolores de lumbares han disminuido y no tengo dolor en la rodilla derecha. De momento los dolores en cervicales siguen igual y la cadera con alguna molestia.

Después de la segunda sesión de terapia me he notado tranquila y serena salvo algún pico de stress. Mi enfado ha ido remitiendo un poco pero aún queda (creo yo) bastante por sacar.
La rodilla no me ha dolido nada. La cadera sí se ha resentido (tb me influye bastante el tema de la temperatura y clima)
Me siento más segura de tomar determinadas decisiones peliagudas en mi vida pero firme y constante si considero los cambios que quiero hacer y que por miedos y bloqueos no me permitía
Las cervicales van mucho mejor aunque aún siento dolor.
Un abrazo Mar y mil gracias por darme esta oportunidad para experimentar esta técnica.

 

 

N.A.R.P., 47 años
Tengo ansiedad, angustia y miedos. Sobrepeso y dolor en la planta del pie derecho.
Durante la sesión he sentido fluir la energía rodeándome. Después de la primera terapia, en general me he sentido tranquila relajada. Estoy con menos ansiedad, angustia y miedos. El pie derecho me duele menos.

 

 

P.M.S., 31 años
Tenía mucha ansiedad, dolores en el omóplato y la pierna izquierda en la zona del glúteo.
Después de la primera terapia estoy sin ansiedad y mucho mejor de ánimo. No he tenido dolores, sólo alguna vez una pequeña molestia en la pierna izquierda, la zona del glúteo.


Terapeutas

 

 


A.R.T.

A diferencia de otras técnicas de sanación, la Técnica Orión es muy fuerte y los resultados son más rápidos.
Cuando trabajo con esta técnica percibo el cambio de Dimensión y la Conexión con el Todo.
Todas las personas a las que trato con la Técnica Orión me comentan las cosas que han experimentado durante el tratamiento. Todos los casos relacionan, de forma natural, las causas de las dolencias, durante la sesión y/o después; incluso me consultan si podía ser esa la causa.
Éstos son algunos de los casos que he tratado con la Técnica Orión:
Ansiedad; superada; 7 sesiones.
Artritis reumatoide; superada; 7 sesiones.
Conjuntivitis y orzuelos oculares; superados; 4 sesiones.
Contractura maleolar; superada; 4 sesiones.
Edema; superado; 8 sesiones.
Epilepsia; superada; 7 sesiones.
Escoliosis; superada; 9 sesiones.
Tendinitis; superada; 6 sesiones.
Trastorno alimenticio; superado; 8 sesiones.

Para mi es una técnica muy fuerte, cuánto más práctico más me identifico con ella y mejor la "comprendo".
Creo que la Técnica Orión es fácil y que la puede aprender cualquier persona, pero creo que también requiere desarrollo interior y compromiso.
A mí me sorprende cada sesión que hago y aprendo con cada terapia.




J.J.A.P.

No había tenido ninguna experiencia con la Técnica Orión antes de hacer la formación y tampoco había oído nada acerca de este sistema. Aun así decidí hacer la formación porque me llamaba, por el nombre “Orión” fue como un mensaje. Durante la iniciación sentí que los maestros estaban presentes y que me envolvían en un amor infinito, me sentí amado.
Cuando trabajo con la Técnica Orión siento cómo es la energía de cada persona: densa, fluida, lenta, rápida. Siento más que veo varios colores. También noto cuando la energía está estancada y no fluye. También siento como todo el proceso del tratamiento es exterior a mí.
La diferencia que noto entre otras técnicas y la Técnica Orión, es que noto perfectamente cómo con Orión actúan los maestros.
Es una técnica mucho más fácil de aprender que otras técnicas y la utilizo habitualmente en las terapias que hago. Creo que cualquier persona puede aprender esta técnica, aunque tiene que albergar la voluntad de aportar ayuda a sus semejantes.
Las personas a las que trato, tienen distintas sensaciones. Incluso en las sesiones de tratamiento a distancia las personas notan dónde estoy trabajando en ese momento. En estos casos le pido a la persona que esté relajada y que me whatsapee si nota cualquier sensación, y le digo cuando empiezo. En una ocasión le daba una sesión a una sobrina que vive en Alicante y yo estaba en Marbella, ella sintió opresión en la zona del corazón cuando yo estaba limpiando canales en esa zona.
He estado tratando a otra sobrina que tenía Helicobacter pylori, que es una bacteria en el aparato digestivo y que le hizo perder muchos kilos y le impedía comer apenas nada. Una semana después, las analíticas no detectaron nada, ya no había rastro de la bacteria.




J.N.N.
Antes de hacer la formación en Técnica Orión no había tenido ninguna experiencia con este sistema de sanación. Decidí formarme porque me pareció interesante y quise probar. Creo que es una técnica fácil que puede aprender cualquier persona.
Ahora al trabajar con la Técnica Orión siento paz y el fluir de la energía, es una energía muy relajante. Cuando me han tratado a mí con esta técnica, siento relajamiento. La diferencia con otras técnicas es que da resultados en la misma sesión. Utilizo la Técnica Orión habitualmente en las terapias que hago por la rapidez en que las personas sienten mejoría. En personas con ansiedad y alteraciones emocionales, casi siempre en la primera sesión ya tienen mejoría.



A.M.A.
Conocí la Técnica Orión a través de la Web del Centro Armonía y Vida (www.armoniayvida.com) pero no había tenido ninguna experiencia anterior con esta técnica de sanación. Me llamó la atención y sentí que podía ser una técnica afín para mí.
En la formación, durante la iniciación tuve una sensación fuerte en la cabeza. Fue como presión y calor, también como sensación de energía potente.
Al trabajar con la Técnica Orión siento sobre todo una gran tranquilidad y conexión conmigo mismo y el paciente. También siento el movimiento de energía en las manos y cuerpo. La energía de la Técnica Orión es luminosa, muy potente, limpiadora y regeneradora.
La diferencia entre la Técnica Orión y otras técnicas con las que he trabajado es sobre todo la capacidad de mover energía "potente", y la "menor implicación" como canal de energía del terapeuta.
Las personas a las que he tratado sobre todo comentan la fuerza que tiene la energía, que perciben mucho movimiento.
Comentario del paciente al finalizar la primera sesión: "Esta terapia es muy profunda, he sentido como se movía la energía en los puntos que me has puesto las manos, ¿me he quedado dormido en algún momento?"
A un amigo, le fue muy bien desde la primera sesión... después hubo una obstrucción de energía en un punto y no se pudo continuar la sesión hasta la siguiente terapia.
Lo que me ha sorprendido de la Técnica Orión es lo bien que me he sentido al aplicarla y la capacidad de movilizar energías.
Cualquier persona puede aprender la Técnica Orión, pero creo que debe tener predisposición y mente y corazón abiertos.




Sólo utilizo la Técnica Orión para mí y algún familiar, para poder ayudarme a mi misma y a mi familia.
Para mí la Técnica Orión es de gran ayuda. Trabajo con esta técnica para el estrés, el estado de ansiedad y en general para encontrarte mejor en todos los sentidos.
Tengo la sensación de que mi organismo está más fuerte, pues no he cogido ningún enfriamiento, que este año ha habido muchos virus rodando y muy agresivos, ni he tenido ninguna otra patología, es como si estuviera más protegida.

En relación con otras técnicas, como sólo conozco Reiki y ésta, pues a mi Reiki también me gusta mucho, pero esta tiene la ventaja que no requiere tanto tiempo, solo una vez a la semana y parece que los beneficios son igual o más.

Cuando se la he aplicado a mis familiares, a mi hija y mi marido, me dicen que están más tranquilos, más relajados y que se sienten mejor. A ellos les he dado 5 ó 6 sesiones.

Yo creo que es una técnica muy fácil que la puede aprender y aplicar cualquier persona sin problema ninguno.

Sorprende que desde las 2 ó 3 sesiones te empieces a encontrar mejor en general.

 


Casos de Almas

 
 

 

M.H.C., 25 años
Viene a la consulta por dolores y estado de ansiedad muy acusado. Ha sufrido un aborto.
Primera terapia:
El alma de la niña sigue con ella, la veo envuelta en oscuridad y está muy triste, sufriendo. Me dice: “yo quiero a mi mamá”. Sus guías me dicen que no es el momento de ayudarla a marcharse – no está preparada, que la irradie con luz y que espere a la semana próxima, es lo que hago.
Al terminar la terapia, la paciente está sin dolor y muy tranquila.
Segunda terapia:
El alma de la niña estaba más iluminada, ya no estaba tan hundida y triste y me decía que veía más luz ahora. Le digo que hay otro lugar con más luz y amor y se sorprendió. Al preguntarle si quería verlo, me dice que sí y aparecen sus guías, ángeles y una mujer. La niña la mira muy contenta y la reconoce como quién ha sido su madre en otro momento: “Es mi mamá!”
También se sorprende al ver a los ángeles y pregunta: “Los ángeles existen?”
- Claro, le digo, y uno de ellos está siempre contigo, también te está esperando para cuidar de ti.
Se abre un sendero de luz hacia los seres que la esperan y le pregunto si quiere que la acompañe. Me dice que sí y la cojo de la mano hasta llevarla hasta ellos. Se funden en luz pura.
Se ha marchado contenta, alegre, tranquila y paz.

J.M.D., 50 años
Trastornos de sueño, dolor en la cadera izquierda, problemas de circulación.
Primera Terapia:
Con 24 años había tenido un embarazo de mellizas que perdió. Una de las niñas seguía con ella y dijo que la estaba reteniendo por los recuerdos constantes, que deseaba marcharse pero que amaba a su madre. Al despedirse le dijo a su madre: “Te quiero mamá”.



M.C.P.L., 27 años
Me llegó a la consulta una chica que tenía dolores generalizados y la menstruación muy irregular. A veces pasaban hasta tres meses sin que tuviera el periodo. En la segunda sesión con la Técnica Orión vi que tenía dos almas de bebés envueltos en mucha oscuridad y estaban muy asustados. Se abrazaban y me miraban con carita de miedo. Los estuve tranquilizando y les pregunté si no preferían marcharse a un lugar con mucha luz, lleno de flores y mariposas y un parque para que jugaran. Me contestaron que no se querían ir, que preferían quedarse con su mamá. Así que llené el espacio que ocupaban con luz y esperé hasta la siguiente sesión.
Cuando empecé a trabajar enseguida aparecieron y ya no estaban asustados. A estas almas se les veía alegres. Les pregunté si querían ver ese lugar del que le había hablado y me dijeron que si, así que se lo mostré. Su respuesta fue que cómo podían llegar allí y que de todas formas no querían estar solos.
En ese momento aparecieron muchos Ángeles y les dije: “Veis como no vais a estar solos, además yo os acompaño hasta donde están los Ángeles”.
Ahora sí estaban preparados para ir a la Luz y les acompañé hasta que los Ángeles los cogieron en brazos y se marcharon felices.
Cuando vino la chica a la siguiente sesión, me comentó que había tenido el periodo puntualmente y que le extrañaba, porque siempre tenía desarreglos.
No le comenté nada, pero las dos almas de bebés que habían estado con ella, influían en su cuerpo y le transmitía el mensaje de que estaba embarazada. Ese era el motivo de los desarreglos que había tenido.


D.R.F.
Desde hacía mucho tiempo cuando me daba autotratamiento con Reiki, se me ponían las piernas muy rígidas hasta el punto de llegar a dolerme. Un día una compañera me estaba haciendo una terapia de Técnica Orión y me volvió a entrar esa rigidez en las piernas y me dijo que es que tenía un alma aferrada a mis piernas. Ella le hablo y se fue a la luz.

 

VOLVER A TERAPIAS

PEDIR CITA

IR A TÉCNICA ORIÓN

     
     
     
     
     
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal