Terapia Aromaterapia Egipcia - Armonia y Vida, tu centro de Bienestar

Armonía y Vida
Armonía y Vida
Vaya al Contenido

Terapia Aromaterapia Egipcia

Las terapias de Aromaterapia Egipcia que se realizan son especialmente potentes. Te trasladará al espacio de sanación de los Templos Egipcios: las Casas de la Vida, en su época de mayor esplendor.
Los Aceites utilizados son los mismos que se utilizaban con fines terapéuticos en los templos de esta civilización, que alcanzó un altísimo nivel de conocimiento. Vienen directamente desde Gizeh, al pie de las pirámides en el Cairo y están elaborados por el Maestro Perfumista de tradición familiar Gamal Abdul El Sami Zaki, portador del conocimiento secreto del antiguo Egipto.
Los Aceites se obtienen de las plantas y sus flores. Las esencias son puras, muy intensas y maravillosamente perfumadas, las mismas que en la antigüedad se utilizaban por su enorme poder de curación.
Esta terapia se realiza según la tradición egipcia:
trabajando con los siete chacras correspondientes al cuerpo físico, y los siete chacras áuricos correspondientes a los Cuerpos Divinos. Cada uno de estos centros energéticos tiene su resonancia con una Esencia Sagrada determinada para lograr que la energía vuelva a fluir en armonía y equilibrio.

Se tratarán individualmente los aspectos de la vida actual de cada persona: sentimientos, pensamientos, conflictos, etc, para poder tratarla con las Esencias Sagradas específicas en su caso y saber exactamente qué Esencia Sagrada necesita para aliviar la manifestación física, emocional o mental y asimismo la Esencia necesaria para sanar el origen de aquello que lo provoca.
La persona estará el tiempo que necesite en el interior de una pirámide un tanto especial: la Acupirámide.

Será necesario que después se aplique diariamente la Esencia Sagrada, correspondiente al síntoma, todos los días hasta el siguiente tratamiento.

La Aromaterapia Egipcia sana de forma profunda, llegando hasta el origen de aquello que nos afecta, restableciendo la alineación, apertura y equilibrio de los chakras y de esa forma el equilibrio energético en nuestro Ser.
Trabajando con los Aceites Sagrados, se activa notablemente el poder de auto curación del organismo y sus cuerpos sutiles.
Son muy efectivos en la limpieza y revitalización de los chakras, tienen un efecto fortalecedor y regulador sobre el metabolismo del cuerpo, fortalecen el sistema inmunitario, el sistema linfático, el sistema nervioso, alivian el estrés, los estados depresivos, el insomnio, ayudan a regular las hormonas, liberar toxinas de forma natural, sanan memorias de dolor y sufrimiento alojadas en lo más profundo del subconsciente, influyen positivamente sobre nuestros procesos intelectuales y son muy efectivos en el tratamiento de problemas, bloqueos y cualquier trastorno del bienestar: físico, emocional o mental.

Las moléculas de los Aceites Sagrados penetran por la nariz llegando al bulbo olfatorio que codifica esta información y la dirige a estructuras superiores del cerebro.
Cuando los Aceites Sagrados se absorben por la piel, llegan a los vasos sanguíneos y éstos los transportan a todo el organismo. De forma casi inmediata la información llega al sistema límbico (donde se procesan las emociones), al hipotálamo (centro regulador del sistema hormonal) y a la corteza cerebral (percepción, imaginación, pensamiento, juicio y decisión).
Según las pruebas encontradas (que no significa que no existiera ya desde mucho antes), hace más de 6.000 años nació en los Templos de Egipto la medicina y la perfumería, pues ambas estaban unidas con fines curativos.

Para los egipcios, las fragancias tenían y tienen un significado muy espiritual. La fragancia siempre ha sido un símbolo de poder, divinidad y pureza.
A través de los Aceites Sagrados, los sacerdotes y sacerdotisas del antiguo Egipto pudieron entrar en contacto con energías de dimensiones superiores. En un nivel mucho más espiritual de lo que podemos imaginar.
Utilizaban los Aceites Sagrados para la sanación del cuerpo y el alma, así como la expansión de conciencia del ser humano.

Existe la posibilidad de hacer esta terapia a distancia en el momento acordado. Es necesario que durante mínimo 1 hora la persona esté tumbada, tranquila, sin nadie que la moleste y sin teléfono móvil, a ser posible sin ningún tipo de aparato electrónico.



Regreso al contenido