Eres Víctima o Verdugo?

Centro de formación y Terapias Armonia y Vida en Sevilla

Descubrirás que seguramente eres las dos cosas!

Sólo se necesita el deseo de ser feliz y el valor para abandonar el papel de víctima y la superioridad del verdugo.
Porque se necesita valor para mirar, descubrir nuestro interior y tomar la decisión de cambiar.
El primer paso siempre da un poco de vértigo, pero es el principio de una nueva vida, una vida plena y feliz.
Que decides?
La Victima
Es una persona que se siente mal porque piensa: “Y por qué me tiene que pasar esto a mi? Está claro que tengo mala suerte! Siempre me toca a mi! Los demás no me entienden! “Y un largo etcétera de más u otras quejas parecidas.
Además siente que no hay nada que pueda hacer para mejorar, entrando en ocasiones en momentos incluso de desesperación.
Todo esto supone culpar a la vida o a los demás de la situación que padece y por lo tanto juzgar.

De cara al exterior, cuando es alguien que exterioriza estos sentimientos, los demás ven a una persona que sufre muchas desgracias y sienten pena por ella.
La actitud de Víctima puede llegar hasta hacer del sufrimiento una forma de vida.
Otro aspecto que tiene una enorme influencia negativa es juzgarse y criticarse a sí misma cuando se hace algo que no cumple con aquello que se considera correcto o perfecto y lo que pensamos en ese momento es:

“Pero qué torpe soy! Es que no hago nada bien! Yo no soy capaz!”

Detrás de esta actitud puede haber experiencias pasadas no superadas, hechos traumáticos, haber crecido en un ambiente donde se nos compadecía, el haber sido criticado en la infancia, una escasa autoestima e inmadurez.
El pensar que no pueden hacer nada para cambiar la situación les proporciona el confort de no tener que hacer ningún esfuerzo y no tomarse el trabajo de mirar al interior y asumir su propia responsabilidad.

Las personas victimistas se instalan en una actitud cómoda, que supone criticar y juzgar, pero eso llena su mente de negatividad y atrae más energía negativa.

Hay que aclarar la gran diferencia que existe cuando se sufre una injusticia o una agresión y por lo tanto se es víctima de esa situación, pero este es un estado acotado en el tiempo que se necesita para elaborar esa realidad vivida.

El Verdugo – el Juez
Cada vez que criticamos y juzgamos a otra persona, un acontecimiento, una situación, nos convertimos en Verdugos – en Jueces.
Así la Víctima cuando culpa a los demás de sus desgracias, a la vida o a las situaciones, también está ejerciendo el papel de Verdugo, de Juez.
Otras personas nunca exteriorizan quejas de su propia vida – tal y como lo hace la Víctima – pero sí critican y juzgan habitualmente a personas, acontecimientos, etc.

También en este caso están proyectando aquello que está en el interior, sea consciente o inconsciente y cada vez que critican y juzgan están llenando de sentimientos negativos su mundo emocional, con toda la carga perjudicial para la salud a nivel mental, emocional y física.

Casi nunca le damos la importancia que realmente tiene el juzgar y juzgarnos, es muy común, lo aprendemos desde niños y crecemos criticando y criticándonos, sin tener conciencia de cuanto nos perjudica y olvidando el amor, el respeto y la tolerancia por nosotros mismos y por los demás.

La solución es el cambio interior a través de la adquisición de habilidades y conocimientos para no repetir el 95% de los 60.000 pensamientos que producimos al día. Que además son los mismos del día anterior, de la semana anterior, del mes anterior, etc.

Lo peor es que hasta el 80% de esos 60.000 pensamientos pueden llegar a ser negativos.

Podemos controlar nuestro pensamiento y tomar la decisión de que nuestra mente genere aquello que nos beneficia en vez de aquello que nos perjudica.
Podemos dejar de reaccionar de acuerdo con esas ideas repetitivas y actuar conscientemente cambiando nuestra realidad, activando el potencial que llevamos en nuestro interior.

Podemos salir del papel de Víctima
y del papel del Verdugo
para tener una vida más feliz.

“La persona que se acepta y se ama a sí misma,
no tiene ningún interés en juzgarse ni en juzgar a los demás”.

Artículos Relacionados

Mar Martín Vázquez
Mar Martín Vázquez

Licenciada, con cursos de doctorado y posgrado, habla español, alemán e inglés, encuentra su verdadera vocación ayudando a otras personas a encontrar el estado de paz del que ella misma disfruta, viviendo cada momento y cada situación con consciencia de lo que significa, viviendo en el Aquí y Ahora.

Sobre mí

Con una amplia formación y experiencia en la docencia de técnicas energéticas, he participado en numerosas ocasiones en conferencias, mesas redondas y entrevistas, así como colaborando con publicaciones relativas a este mismo campo.

Últimos Artículos

Armonía y Vida

Talleres y Cursos

No te pierdas nuestros Talleres y Cursos de formación

Quieres recibir información ?

NOTA: Estos datos son confidenciales. Bajo ningún concepto se compartirán ni difundirán a terceros. Tus datos son muy importantes. Esta Web cumple con la nueva Ley de Protección de Datos asegurando que tus datos están a salvo. Aquí puedes leer la Política de Privacidad.

Ir arriba